He trabajado en el mundo de los eventos sociales por más de 10 años, y no solamente como fotógrafo, pero sin duda, esta es la parte que más me gusta.

A lo largo de estos años, he desarrollado un estilo propio de captar las emociones en los eventos, y también en las sesiones. Si me eliges para documentar tu gran día, no dudes en que tendrás un trabajo único en las manos.

 

Mi objetivo es que en 20 años o más, cuando estés viendo el álbum de tu boda, recuerdes completamente lo que estaba pasando en ese momento.

 

Por ejemplo, yo quiero que Armando recuerde lo que sentía cuando escuchaba a Jessica decir sus votos, al punto que no pudo contener sus lágrimas.

O que Paola vuelva a reírse al recordar lo que le dijo Juan al oído mientras bailaban acompañados por el mariachi.

Algo que me caracteriza y me enorgullezco, es que en tu evento, la gran parte del tiempo, no te vas a dar cuenta que te estoy tomando fotos. Yo quiero que tú te preocupes por disfrutar tu día. Yo me preocuparé por siempre buscar el mejor ángulo.

 

También es mi objetivo crear imágenes con las que tú vayas a llenar paredes de tu casa y cada que las veas se te dibuje una sonrisa al verlas. En mis sesiones quiero captarlos con su personalidad, de manera natural, pero también de una manera única, con mi estilo.

 

Quiero que la sesión sea una experiencia única para ti y tu pareja. Y que mejor manera de tener una experiencia única que con una sesión nocturna.

Sólo quiero aclarar, que en mis fotos no pongo nada que no haya estado presente en la sesión. Las estrellas (y la Vía Láctea) que saldrán en sus imágenes son 100% reales. Nuestros ojos tal vez no puedan verlas, pero el lente de mi cámara sí.

Siempre estoy en constante aprendizaje, desarrollando nuevas técnicas o aprendiéndolas de los mejores instructores nacionales y extranjeros.